mayo 2017

Dónde comer y tapear en Santiago de Compostela (Parte III)

Categorías:
Restaurante Siro

Restaurante Siro

Hablando de tortilla nos acercamos al Ensanche, la zona nueva de Santiago, atraídos por la fama de la tortilla del restaurante de Siro González y por que había ganado el premio del público a la mejor tapa en el concurso del año 2016. Se sitúa en la avenida de Rosalía de Castro, en plena entrada del Camino Portugués a Santiago. La tortilla riquísima, con un punto menos crudo que la Tita o el Rúa Nova. Además nos pusieron un guiso de calamares muy de cuchara con la segunda consumición y por cierto última del día. No pudimos cenar porque estábamos que reventábamos por la bebida y la comida. Mientras estábamos allí pudimos ver que la gente va mucho allí a tomarse el vino, la copa, el cóctel del after work…a lo que invita la gran mesa corrida que tienen en frente de la barra. Por cierto, en el Siro teníamos reserva para cenar pero pedimos si nos la podían cambiar para comer al día siguiente y sin problema lo hicieron. El menú espectacularmente bueno por lo que se paga. 15 euros y la bebida no está incluida pero que te sube a los 20 euros por cabeza con un par de copitas. No es un precio de menú de peregrino pero preferimos estos homenajes que pagar la mitad en Casa Manolo y salir de allí con acidez, olor y sabor a fritanga.

Casa Manolo

Casa Manolo

Por si no os habíais dado cuenta no somos afines a Casa Manolo y todas sus representaciones en el Camino de Santiago. Es una verdadera lastima que el peregrino se meta ahí, crea que ha comido bien y piense que ese local representa a Santiago y al Camino. De hecho, este proyecto Wayandgo!, nació de ver como los peregrinos perdían oportunidades de descubrir las joyas y tesoros de todo tipo en Santiago de Compostela por acudir a lugares como éste. Queremos mostrar los rincones ocultos de Compostela que verdaderamente merecen la pena y el dinero y que los viajeros y peregrinos que llegan a nuestra ciudad sientan y hagan las cosas que hacen los santiagueses. Cualquiera de los locales y actividades que os relatamos en este articulo han sido durante años visitados y disfrutados por los santiagueses y seguirán funcionando cuando se vayan los turistas porque tienen una parte de la gente local. Nosotros hemos hecho un gran esfuerzo al nombrar y visitar estos lugares con la firme convicción de hacer ver que se pueden hacer las cosas de otra manera. Todos los locales los hemos visitado en varias ocasiones a lo largos de varios años y nuestra primera experiencia en Compostela fue en el Año Santo de 1982 y con 6 años comimos un delicioso pollo al horno en la antigua Tita (no sabemos si la fama de la tortilla ya estaba en aquella época), año en que tan solo recibieron la compostela 1868 peregrinos según las cifras de la Oficina del Peregrino.

Bueno, y esto ha sido nuestra tremenda experiencia gastronómica de un día a tope en Santiago de Compostela. Se nos quedan cosas en el tintero y pedimos disculpas a muchos locales que siguen mereciendo la pena, que seguro que conocemos, pero a los que no hemos podido visitar en un día. Si queréis que os ampliemos información sobre visitas gastronómicas o experiencias viajeras no dudéis en poneros en contacto con nosotros

Dónde comer y tapear en Santiago de Compostela (Parte II)

Categorías:
A Casa TS

A Casa TS

Bueno, aunque os parezca una barbaridad y de verdad lo sea, de aquí nos fuimos a comer. Pero como tenía que ser “ligerito” nos decidimos por un local vegetariano. En Santiago hay poca variedad de restaurantes que tengan buenos y variados platos vegetarianos. Os recomendamos A Tulla, Hervor e Fervor, Petiscos o el elegido en esta ocasión: TS A Casa en la rúa de San Pedro.

Aquí podéis pedir croquetas de verduritas, tartar de la huerta, paté mediterráneo,…todo delicioso y acompañado por zumos naturales, cócteles únicos, o una Estrella Galicia. Si te cabe puedes probar una tarta que destacó sobre los demás postres, de bizcocho sobre una ganache de chocolate y con una riquísima crema chantilly.

Paseo por Bonaval

Paseo por Bonaval

Como estábamos repletos nos decantamos por ir a pasear por el Parque de Bonaval, donde se encuentra el recomendabilísimo Museo do Pobo Galego. El parque ocupa parte del terreno del Convento de San Domingos de Bonaval, seguramente era la zona de huerta y lo reformaron no hace mucho en un proyecto de Alvaro de Siza. Todavía conserva un cementerio desacralizado y una zona de parque en pendiente y desde donde se tienen unas vistas panorámicas de la zona vieja de Santiago. Es un parque frecuentado por compostelanos tan pronto los rayos de sol acarician el césped. Tened cuidado con ir después de comer ya que es un plan muy goloso. Nos referimos a la siesta.

 

 

 

 

 

 

 

 

Hotel Costa Vella

Hotel Costa Vella

Como queríamos aprovechar a tope el tiempo nos acercamos al Hotel Costa Vella, en Porta da pena. Es bien conocido por su precioso jardín o la galería desde donde se contempla la paz y tranquilidad del lugar. Aquí hicimos tiempo agarrados a la taza de nuestro café cargado hasta que se nos hizo la hora de la visita a los Tejados de la Catedral.

 

 

 

 

Visita Tejados de la Catedral

Visita Tejados de la Catedral

Casi tendríamos que dedicar una entrada solamente para la visita. Os recomendamos que reservéis a través de su pagina web,  https://tickets.catedraldesantiago.es/site/CatedralDeSantiago/?lang=es , o que os acerquéis por el Centro de Atención al visitante en la misma Plaza del Obradoiro ya que es la mejor visita guiada de Santiago de Compostela y nos atrevemos a decir que de todo el Camino de Santiago. Dura una hora y se accede a través del Palacio de Gelmírez y de las torres a los tejados de la Catedral. Largas lajas de granito soportan nuestros pies y el de tantos miles y miles de visitantes. Las guías hablan apasionadamente de los tesoros y secretos ocultos en la altura y abren los ojos a los asistentes que se desvían en tradiciones erradas y demasiado disfrazadas con el tiempo. Con la entrada, que tiene descuento para los peregrinos, incluye la posibilidad de visitar el Museo de la Catedral y la magnífica arquitectura que lo alberga, como el Claustro y la Balconada.

Plaza de Fonseca

Plaza de Fonseca

Al salir ya era justo la hora en que la mayoría de los locales de la zona vieja comienzan con las tapas gratuitas que acompañan las consumiciones, así que decidimos sacrificarnos por la causa de este post y empezamos nuestra gira por la Rúa de la Raíña, paralela al Franco y quizás un poquito menos turística, por el San Jaime. Tuvimos mucha suerte ya que la mesa que tienen entrando por la Plaza de Fonseca estaba vacía y desde ahí se ve pasar el bullicio de turistas, viajeros y peregrinos. Son famosas como tapas las croquetas y la tortilla, especialidades de la casa, aunque para mi gusto yo no pagaría por ellas. En la calle de la Raíña, además os recomendamos el Central, los Caracoles, el Trafalgar y su tapa de tigres, el Bigotes y sus garbanzos… y si os acercáis al Franco os recomendamos el Abellá y su tapa de cocodrilo. Hay otros locales que están teniendo bastante éxito entre los turistas pero… si quieres tapa la pagas! Cerquita también están el Marte y su deliciosa tortilla (acaba de cambiar de gestión y no sabemos que nos podemos encontrar todavía…) y el San Clemente, que a tantos estudiantes ha dado de cenar a base de tapas (hemos llegado a contar cuatro tapas diferentes en mesa).

Calle de la Troya

Calle de la Troya

Bueno, nosotros seguimos a lo nuestro y decidimos acercarnos al otro local famosísimo por la tortilla: la Tita. En este caso, aunque estaba deliciosa, se diferenció de la del Rúa Nova en que las patatas tenían una textura bastante crujiente, casi parecida a patatas fritas de bolsa (aunque sabemos que no lo son). El local estaba a tope y encontramos una mesa de milagro. El público ya se veía más variado con estudiantes, turistas, peregrinos y algún que otro guiri perdido que cayó allí por la buena fama de la tortilla del lugar trabajada durante años, según dicen, por la cocinera que ahora está en el Rúa Nova.

Dónde comer y tapear en Santiago de Compostela (Parte I)

Categorías:

¿Dónde comer y tapear en Santiago de Compostela? Un intenso plan gastronómico… con alguna visita en medio. (Parte I)

Hotel Real y Blu Café

Hotel Real y Blu Café

Amanecimos en el Hotel Real, en la Rúa Calderería. Un acogedor hotelito situado en el corazón de la zona vieja de Santiago de Compostela. Un remanso de paz dentro de la inquietud de esta calle compostelana. Nos alojaron en una habitación muy mona y con una preciosa luz natural. En el bajo tienen el Blu Café, especializado en desayunos, meriendas y combinados. Chocolate con churros, tostas de diferentes panes, huevos en los desayunos o una novedosa carta de combinados para disfrutar en su terraza interior, un rincón escondido de Compostela. En la recepción nos informaron de lugares para visitar, donde comer o tapear y de esta manera completar la lista que traíamos de casa.

Salimos con todas nuestras mejores intenciones hacia el Mercado de Abastos, a tan solo 3 minutos a pie. Nada más entrar nos encontramos con los puestos tradicionales de pescado, marisco, carne,…pero también con los puestos de las señoras que traían los productos de su propia producción, de su casa, recogidos por ellas mismas tan solo unas horas antes, nos decían. No os esperéis un mercado gastronómico del estilo de San Miguel en Madrid, ya que aquí está la tradición del mercado que frecuentan los santiagueses para hacer su compra diaria. De todas formas hay un par de puestos de pulpo o un local que cocina lo que compres, aunque con alguna restricción. En el hotel nos recomendaron que fuésemos primero a ver como respiraba la cocina de este lugar por si estaban a tope de pedidos cuando quisiéramos lo nuestro. El mercado también es recomendable si queréis llevaros algún licor, una empanada, un queso de tetilla o incluso plantas de pimientos de Padrón para probar a recolectarlos en vuestra casa.

Mercado de abastos

Mercado de abastos

Muy cerca se encuentra el famoso Abastos 2.0 y nos vimos obligados a tomar otro Petroni acompañado de una tapa de empanada (deliciosa). En realidad, el Abastos 2.0 tiene dos locales, uno delante del otro y aunque no fuimos a comer nos contaron auténticas excelencias del local. Volvimos a entrar en la Plaza de Abastos y nos pedimos una ración de Pulpo en la Pulpería del Abastos con su taza de vino tinto (¿barrantes o mencía, cual te apetece más?).

Fuimos bajando hacia la Facultad de Geografía e Historia, donde tantas horas habíamos pasado durante nuestra carrera. ¡Nos conocemos su cafetería y el Universal mejor que nuestra casa! De camino pasamos por A Lonxa, La Radio, la terraza del Candilejas e hicimos parada en el Pepe Payá para probar en esta ocasión otro vermut gallego, Lodeiros. Muy rico también y sobre todo con el buen acompañamiento de las tapas del local.

Pepe Payá y Rúa Nova

Pepe Payá y Rúa Nova

Bajamos a través de Tras Salomé hacia el Rúa Nova, a tan solo 2 minutos a paso lento (no me extraña que fuésemos lentos…). En este local ya bajamos de ritmo y nos pedimos un par de claras, por las cuales, incluso con café, te sirven una buena tapa de tortilla. Es uno de los locales bien conocidos por la calidad de la tortilla (como la Tita, el Marte o el Siro, entre otros). Avisamos que si no te gusta la tortilla poco hecha esta opción no te va a gustar, aunque es una pena. El local y su terraza están situados delante de la Iglesia de Santa Salomé, donde se encuentra en la portada una figura de la Virgen María embarazada, una auténtica rareza. Pero no es la única que se aloja en este templo: debes entrar y buscar los ángeles con gafas. Si si, igual que en otros lugares tienes que buscar ranas encima de calaveras aquí tenemos nuestros ángeles con gafas. Os ponemos una foto, pero no damos más pistas.

Ángel con Gafas en la Iglesia de Santa María Salomé

Ángel con Gafas en la Iglesia de Santa María Salomé