En realidad, el inicio o fin de las etapas las marca cada peregrino, pero es bien sabido que hay pueblos de paso y otros de parada. En este listado os recomendamos 9 pueblos del Camino Francés que por su importancia podrían ser fin de etapa para que los puedas conocer mejor.

  1. Viana: en la etapa de Torres del Río hasta Logroño. La última localidad del Camino por Navarra todavía conserva parte del recinto amurallado, en cuyo interior se hayan las iglesias medievales de Santa María y restos de la de San Pedro, el convento de San Francisco, la Plaza de los Fueros con el edificio del ayuntamiento y los palacios de los Urra y de los Cereceda.
  1. Castrojeriz: en la etapa de Hontanas a Boadilla del Camino. Es uno de los trazados urbanos más largos por los que discurre el Camino de Santiago, con casi un kilómetro de longitud. Está catalogada como Conjunto Histórico y Bien de Interés Cultural, junto con el Castillo y la Iglesia. No te olvides visitar el Castillo de Castrojeriz, la Iglesia de San Juan, de aspecto castrense y con restos románicos, la Colegiata de Nuestra Señora del Manzano, las Ruinas del Convento de San Antón, a las afueras, sobre lo que fue el palacio y la huerta del rey Pedro I de Castilla.
  1. Frómista: en la etapa de Boadilla a Carrión de los Condes. El paisaje natural de la localidad, su gente o la gastronomía son los principales atractivos para los peregrinos, aunque existen algunos interesantes elementos arquitectónicos conservados como la Iglesia de San Martín, del siglo XI, la Iglesia de Santa María del Castillo, declarada Bien de Interés Cultural y que se construye a partir del siglo XIII y la Iglesia de San Pedro. El Camino seguirá el Canal de Castilla, obra de ingeniería del siglo XIX.
  1. Sahagún: en la etapa desde Terradillos de los Templarios a El Burgo Ranero. Sahagún se encuentra entre los ríos Cea y Valderaduey y entre sus monumentos más destacados se encuentran la Iglesia de San Lorenzo, la Iglesia de San Tirso, el Santuario de la Peregrina y las ruinas del Monasterio Real de San Benito, todos declarados Bienes de Interés Cultural. Además, Sahagún destaca por la Semana Santa.
  1. Hospital de Órbigo: en la etapa desde San Martín del Camino a Astorga. Hospital de Órbigo es un municipio que nació junto al río Órbigo, en el entorno de la Iglesia de Santa María. De origen medieval, los años dotaron a este pueblo de la importancia actual como escenario de hechos históricos importantes, como el paso de Almanzor. Es parada obligatoria en el camino de Santiago en su ruta leonesa. Los peregrinos cruzan el famoso Puente del Paso Honrosoy llegan a Hospital, donde nos encontramos grandes atractivos naturales y patrimoniales.
  1. Molinaseca: en la etapa que parte de Foncebadón hasta Ponferrada. El origen y la importancia de Molinaseca está vinculado al Puente de los Peregrinos, de gran tradición en el Camino de Santiago, una construcción de planta románica que se alza sobre el río Meruelo. Este puente marca la entrada al pueblo, cuya parte histórica termina junto el viejo crucero de piedra, dos símbolos característicos de su tradición jacobea.
  1. Cacabelos: se sitúa entre Ponferrada y Villafranca del Bierzo. Pese a ser un pueblo pequeño, Cacabelostiene muchos lugares de interés. Tomando como eje la ruta jacobea, lo primero que veremos será la Plaza de San Lázaro, donde en la época medieval se encontraba un hospital para peregrinos. A unos pasos de la plaza, se encuentra La Moncloa de San Lorenzo, donde podréis degustar y comprar productos típicos de la zona, bajo la marca de “Prada a Tope”.  Después llegamos al Puente Mayor, sobre el río Cúa. Un poco más allá, junto la Iglesia de las Angustias está situado el Albergue de Peregrinos.
  1. Samos: en la ruta alternativa que sale de Triacastela hacia Sarria. El municipio cuenta con importantes muestras de arquitectura religiosa y civil en la zona, además de un valor natural de su entorno extraordinario y una gastronomía típica y bien reconocida. Debemos visitar el monasterio de San Xián de Samos, de la orden benedictina, de preciosa fabrica medieval. La capilla de San Salvador data de los siglos IX-X y es de estilo prerrománico, el Pazo de Lusío, ubicado en San Cristovo Real y no dejes de visitar el Valle de Lóuzara, de gran valor natural.
  1. Melide: en la etapa de Palas de Rei a Arzúa. Este municipio, que es conocido internacionalmente por la oferta gastronómica basada en el pulpo, ofrece a los visitantes un interesante patrimonio histórico-artístico junto a un entorno natural de gran valor. Debemos fijarnos en el Puente sobre el río Leboreiro, construcción del siglo XIV, el Puente Medieval de Furelos, que data del siglo XII, o las iglesias de San Martiño de Moldes, construcción medieval, la iglesia de San Vicenzo de Vitriz o la iglesia de San Xoán de Furelos, que data del siglo XIX. También queda cerca El Hospital de Peregrinos-Museo Terra de Melide, situado en un antiguo pazo de la zona.