Oct 29, 2017

Hacer el Camino de Santiago en Invierno

Categorías:

¿A quién le puede apetecer hacer el Camino de Santiago en Invierno?

Nos sorprenderíamos de la belleza del Camino de Santiago teñido de blanco y nieve. El camino abandona en esa época cualquier etiqueta de turismo para pasar a ser una experiencia casi de locos. La autenticidad del Camino aflora cuando llega el silencio y la soledad.

El Camino en verano y especialmente en agosto son madrugones, masificación, falta de espacio en los albergues… y eso que se ve como problemas desaparece con la llegada de las primeras nieves al Camino

La planificación da un paso adelante y nos enseña que es mejor diseñar nuestro viaje e ir con los deberes hechos de casa. Ya no vale tanto el dejarse llevar, ya que muchos albergues cierran en esta época, los servicios a peregrinos se reducen mucho y la aventura en ocasiones se puede volver un tanto cruda, dependiendo de la temperatura.

Camino de Santiago con nieve

El Camino de Santiago en invierno no es peligroso, aunque si es cierto que debemos tener especial cuidado con los apoyos de los pies ya que podemos introducir nuestro pie en una rodera tapada por la nieve y nos podemos llegar a lesionar. Claramente con nieve el paso se ralentiza y nos volvemos más torpes, por esta razón debemos planificar etapas más cortas que en verano. Tenemos que tener en cuenta que en invierno solemos salir menos temprano del albergue porque, aunque hay menos horas de luz y debemos aprovecharlas al máximo también es verdad que tarda más en amanecer y tener luz suficiente para hacer una caminata segura.

Una de las cosas buenas del Camino en Invierno es que las prisas se han evaporado ya que no tenemos que correr para asegurarnos una plaza en los albergues. Es una oportunidad única para el recogimiento, una taberna y un fuego o para una buena lectura.

¿Cómo debemos adaptar nuestra mochila al Camino en Invierno?

Ya sabéis que no somos partidarios de grandes cambios y estridencias de una época a otra, o de un camino de 30 días a uno de 5 días. Nos limitaremos a retirar alguna prenda de pleno verano e incorporar alguna prenda técnica de abrigo o complementos que apenas modifican nuestra mochila.

Hay quien elige para el invierno mochilas con una capacidad un poco mayor. Nosotros cualquier época del año recomendamos 30-45 litros y para invierno como mucho podríamos aumentar a 50 litros.

Es preferible botas altas en lugar de zapatillas y en todo caso con protección impermeable. Como ya no es verano podemos llevar unas chanclas más cerradas que con unos calcetines nos ayuden a tener los pies suficientemente caldeados mientras descansamos.

Añadiremos pequeños complementos como unos guantes y un par de bragas que sirvan para el cuello y como sombrero.

Si quieres puedes cambiar las camisetas habituales por unas de manga larga o incluso térmicas. Ten en cuenta que siempre llevaremos un polar ya de por si térmico…

Recomendamos buscar unas cazadoras que se pueden usar con un forro polar incorporado y de esta manera podemos usar sólo el polar, sólo la cazadora o las dos prendas juntas según la necesidad.

Eliminamos los pantalones cortos y podemos incluir un pantalón de los que son impermeables, aunque sólo sea por la parte delantera. Recomendamos incluir unas polainas impermeables también ya que todo ayuda a mantenernos secos y cómodos.

Respecto al poncho o capa que nos cubra a nosotros y a la mochila, nos resulta más cómodo cada cosa por separado: pantalones y chaqueta impermeable y funda para la mochila.

 Finalmente incidiremos que en los albergues nos suele hacer frio, con lo que para dormir podemos seguir llevando el mismo saco que usamos habitualmente y le podemos pedir mantas a los hospitaleros en caso de necesidad.

¿Y qué Camino debemos elegir?

Si quieres que tu camino se convierta en experiencia autentica nos decantamos por el Camino Francés. Tendremos seguro de nieve en las ascensiones a los Pirineos, Cruz de Fierro y zona de Pedrafita.

Si por la razón que sea, debes desviarte por el Camino de Invierno, debes tomarlo al salir de Ponferrada y seguir el cauce del Sil por la zona de las Médulas y la Ribeira Sacra. Desde Ponferrada por el Camino Francés son aproximadamente 215 kilómetros y esta variante suma 35 kilómetros más. Debes tenerlo en cuenta en la planificación para que no tengas sorpresas.

Desde hace unos años atrás se percibe en Santiago de Compostela como aumenta el número de peregrinos que escoge llegar a la ciudad en Nochebuena, Navidad o Fin de Año. No se trata de una moda, es un sentimiento provocado por unas circunstancias personales de pertenencia al Camino de Santiago y a la familia peregrina.

Reflexiones sobre lo fuertes que nos hace el Camino de Santiago

Categorías:

¿Alguna vez habéis ido al Camino de Santiago como un hecho terapéutico en sí mismo? El Camino es un proceso de crecimiento personal, una experiencia de autoayuda y una vivencia única que deja huella en nuestro pensamiento.

1. Terapia a través de hablar

Todos los días me aseguraba de tomarme un tiempo con mis propios pensamientos. Ponía algo de música, caminaba solo, unos pasos detrás de alguien o sin nadie a la vista.

En realidad, cuando caminaba con otros y expulsaba mis pensamientos en voz alta, aprendía más sobre mí mismo. Nunca me di cuenta de lo importante que es vocalizar mis sentimientos para mi propio crecimiento personal hasta el Camino.

Todo tiene sentido ahora. Desde escribir sobre mi vida, hasta llamar a un amigo y simplemente comentar cosas, no soy de los que interiorizan los sentimientos y llegan a conclusiones. Necesito sacarlos y en ocasiones compartirlos.

2. Entender los límites como barreras a mi potencial

Al principio de mi viaje, me sentí abrumadoramente inspirado. Después de solo un día de caminar, estaba muy emocionado y sentía que podía caminar durante semanas. Me di cuenta de que, aunque caminar todo el día era difícil, solo la perspectiva lo hacía posible o no.

Al principio no pensaba en hacer todo el Camino de Santiago sencillamente porque pensé que no podría. De hecho, ni siquiera me permití el simple hecho de imaginar que podría.

Gracias a Dios tampoco me permití pensar que en 10 días tampoco era posible desde Ponferrada. Al final, llegué antes de lo previsto, un día antes de lo que había planeado en un principio.

Los únicos límites en la vida son los que te asignas a ti mismo. Desde los estudios o nuestra carrera profesional hasta viajes, muchas veces no hacemos las cosas simplemente porque no nos lo permitimos o porque no creemos que podamos.

3. Ser dueño de mi propia felicidad

Cuando la gente preguntaba por mi vida y por qué estaba caminando el Camino, realmente no podía darles una respuesta directa y específica.

En cambio, hablaba sobre el punto en el que estaba en mi vida y cómo básicamente estaba en el proceso de volver a rehacerla. Después de escuchar acerca de cómo resolver una relación complicada y decidir dejar de enseñar y aprovechar la oportunidad de trabajar desde casa, algunas personas me preguntaron cómo superaba todo con tanta felicidad y optimismo estando tan lejos de casa.

Me sorprendió. Curiosamente, nunca había pensado en mí mismo como una persona muy optimista. De todos modos, de alguna manera en los últimos meses llegué a la conclusión de que realmente soy la única persona responsable de cómo me siento. Por ejemplo, alguien puede decirle las cosas más hirientes del mundo, pero es solo su culpa si se permite tomarlo personalmente.

Llevé esa mentalidad conmigo desde los últimos meses hasta el Camino, abarcando la capacidad de ser la única persona responsable de mi propio bienestar y éxito mental.

4. Viendo el mundo sin un juicio previo

Una de las cosas más bellas del Camino es la sensación de aceptación y amor en el camino. Muchas personas provienen de muchos ámbitos de la vida y todos lo aceptan y lo aprecian. Cada conversación era una oportunidad de aprender algo nuevo sobre alguien o captar una forma diferente de ver las cosas.

Todos en el Camino ya tenían algo en común, caminar hacia Santiago. Todo el juicio que sostenemos inconscientemente en nuestra vida diaria y todas las diferencias entre nosotros simplemente no importaban.

5. ¿Y qué pasa después del Camino?

De lo anterior, no hay un momento o realización específica que cambie la vida que dio forma a mi Camino, y no tenía que haberlo. A veces, simplemente experimentar la felicidad pura, no adulterada era suficiente. Si puedo avanzar desde la persona como la que me sentí en el camino y mirando la vida de la manera en que lo hice, sé que al final de cada día, al menos, estaré feliz conmigo mismo y con mis elecciones.

Entonces, ¿he podido hacer eso hasta ahora? No siempre. Tan fácil y rápidamente han vuelto a invadir las inseguridades, las dudas y los sentimientos de una mente desordenada. No es fácil aferrarse a esa utopía que experimenté en el norte de España en el mundo real, pero al menos por ahora recordar ayuda.

¿Cómo ven los extranjeros el Camino de Santiago?

Categorías:

¿Cómo ven los extranjeros el Camino de Santiago? ¿Cuáles son las recomendaciones a otros compatriotas?

  1. Reconocen que el Camino de Santiago debería ser principalmente una peregrinación religiosa y espiritual, lo cual no conlleva religión. Cada vez más peregrinos hacen el Camino como parte de una experiencia viajera, turística o incluso un reto físico.camino de Santiago
  2. Recomiendan escoger la ruta sabiamente: la mayoría de la gente opta por andar el Camino francés, que es el más masificado y por lo tanto a tener en cuenta a la hora de escoger esta ruta. Opinan que es un camino algo aburrido en ciertas zonas por el paisaje seco. De todas las rutas del Camino, el del Norte cruza algunos de los lugares más bellos para visitar por el País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia y es por esta razón que lo recomiendan de forma especial. La mezcla de paisajes costeros que quitan la respiración se mezclan con senderos a través de montañas que conducen a preciosos pueblos diseminados a lo largo del Camino del Norte. Siendo la ruta más bonita para los extranjeros no se explican por qué no la hace mas gente.
  3. Recomiendan llevar un mapa y una guía, aunque el Camino está perfectamente señalado por las flechas amarillas, las conchas…Lo hacen más que para no perderse para planificar las etapas y para encontrar buena información sobre restaurantes y alojamientos
  4. Aconsejan hacer el Camino de Santiago francés en primavera o recién entrado el otoño y evitar por todas las maneras posibles caminar durante el verano por el fuerte calor. Para el Camino del Norte hay que contar que es más frío y lluvioso y que se debe comenzar a andar en junio, como mes más apropiado.peregrinos con lluvia
  5. No recomiendan caminar más de 20 kilómetros al día, ya que de otra manera no disfrutaremos el paisaje y los pueblos por los que se pasa a lo largo de la etapa. Si los peregrinos se sienten cansados aconsejan parar durante unos días para tomar un buen descanso y aprovechar ese periodo para colaborar como hospitalero voluntario.
  6. Prestan especial atención a que la mochila pese lo mínimo imprescindible. Al principio de nuestra aventura nos sentimos fuertes pero el cansancio se va acumulando y con más peso del debido incrementa exponencialmente el cansancio y es por ello que ,sin tener en consideración el peso corporal, recomiendan cargar como máximo con una mochila de 7 kilos: un par de pantalones desmontables, otro pantalón corto, 3 mudas, una chaqueta impermeable ligera o cortavientos, chanclas que puedan usarse tanto para la ducha como para descansar de las botas, una pequeña toalla de secado rápido, una linterna, una navaja multiusos, un botiquín, protector solar y unos tapones de los oídos.
  7. Recomiendan lavar ropa cada dia o cada 2 dias. Informan que la mayoría de los albergues y alojamientos tienen lavadora al menos y muchos secadora también. Si solo la lavas y no acaba de secar puedes colgarla de la mochila mientras se camina al día siguiente.
  8. “Obligan” a hacer una buena inversión en las botas cómodas e impermeables, especialmente para el Camino del Norte. Las botas deben mantener los pies secos y templados incluso con las peores condiciones meteorológicas, que se pueden dar cualquier día del verano también. La mayoría de los peregrinos suelen llevar botas para evitar los temidos esguinces y no deben ser nuevas para el Camino, deben estar domadas de casa para evitar en la medida de lo posible las rozaduras y las ampollas.calzado camino de Santiago
  9. Aconsejan tener la documentación, principalmente la credencial, a mano por medio de una bolsa o un espacio accesible en la mochila.
  10. El Camino de Santiago es una ruta para todos los bolsillos y hay cantidad y variedad de lugares divididos en rangos de precios. Entienden que lo que cada peregrino gaste es una opción personal
  11. Aconsejan llevar en la mochila algo de frutos secos, así como galletas y agua para ir picando a lo largo del día. Para cenar (recordemos que suelen cenar temprano) recomiendan el Menú del Peregrino, que suele rondar los 10 euros y se compone de arroz, pasta o sopa de primero y algo de carne de segundo (¿dicen que normalmente pollo?????) y casi siempre como postre Flan (si, han generalizado de esta manera sobre el menú). Recuerdan que la mayoría de los albergues tienen cocina y siempre es una opción muy económica si aún por encima viajamos en grupo y podemos repartir los gastos.
  12. Proponen desayunar con propiedad, ya que prepara a nuestro metabolismo para el resto del día. Inciden en comer frugalmente a base de snacks y fruta que nos permitan llegar a la hora de la cena, la cual debe ser completa, pero no contundente.
  13. Aconsejan ir hablando con otros peregrinos ya que son la mejor fuente de información sobre los lugares por donde vamos a pasar, donde comer o donde quedarnos a dormir.Santiago._Fuegos_del_Apóstol_2012_(7640736366)
  14. Finalmente recomiendan ir al Camino con la mente abierta ya que es una experiencia de convivencia. Mucha gente tiene miedo de ir solo en el camino, sin saber que es increíblemente fácil contactar y adaptarse a otros peregrinos. El Camino sirve para compartir las buenas y malas experiencias, ayudar con buenos consejos y ayudar a los demás de forma física y emocional.

No somos tan diferentes, ¿verdad? Deberíamos pensar como vemos nosotros a los extranjeros en el Camino de Santiago. Vamos a tomar nota para una próxima entrada en el blog.

Si necesitáis contactar con nosotros ya sabéis, nos podéis enviar un correo electrónico a info@wayandgocompostela.com